LÁCTEOS DESCREMADOS


Lácteos descremados

 

Es bien sabido que los productos lácteos son una fuente de calcio importante, aportan además proteínas, vitaminas, otros minerales y dependiendo de la variedad elegida, también aportan mucha grasa. En tanto, hay productos que pueden cuidar tu salud cardiovascular como los lácteos descremados.

Estas versiones hipocalóricas de los productos lácteos permiten ahorrar de 200 a 300 calorías al día. Éste es un gran beneficio para las personas que llevan una dieta y siempre buscan obtener el calcio que se requiere.

 

De acuerdo a un estudio realizado por el Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (IBSAL), las personas que habitualmente consumen  lácteos descremados tienen mayor posibilidad de tener un corazón saludable en comparación  con las que consumen productos enteros.

La cantidad de leche o sus derivados que se recomiendan dependen de la edad de la persona. Por ejemplo, se recomienda que los niños a partir de los 9 años, los adolescentes y los adultos consuman 3 porciones de lácteos al día, que pueden ser 1 taza de leche o yogur, 40 gramos de queso natural o 56 gramos de queso procesado. Mientras que los niños de 2 a 3 años de edad necesitan sólo 2 porciones de lácteos al día (2 tazas de leche por ejemplo) y los niños que tienen entre 4 y 8 años de edad necesitan 2 ½ porciones al día. En los niños puede aceptarse el consumo de lácteos enteros debido a que ellos se encuentran en etapa de crecimiento, pero en adolescentes ,adultos jóvenes y mayores lo aconsejable es la ingesta de leche, yogur, quesos y demás lácteos en su versión descremada.

La industria láctea nos ofrece una gran variedad en sus productos, por lo tanto, no debemos desaprovechar la oportunidad de ingerir este grupo de alimentos tan valiosos para nuestra salud y que forman parte de una alimentación sana y equilibrada.
Para lograr mantener una salud estable es necesario incluir frutas y verduras en la rutina diaria, incluyendo siempre los lácteos ya que estos contienen calcio y vitamina D que pueden ayudar a reducir enfermedades en la vejez.

¡Anímate! El adoptar hábitos de vida más saludables, ya se sabe, puede resultar un poco difícil al principio, pero es muy importante  que lo hagas por tu propio bien y el de tu familia. El seleccionar lácteos bajos en grasa o descremados  puede ser ese primer paso y tu salud se lo merece. ¡Empieza hoy!