Importancia de la Lactancia Materna


Importancia de la Lactancia Materna

La lactancia materna, es la fuente principal de inmunidad activa y pasiva en los primeros meses y años de vida. Hoy en día, se ha convertido en una de las estrategias de salud pública más efectivas para la reducción de muertes en menores de cinco meses.

La Organización Mundial de la Salud (OMS),  recomienda el calostro, que es la leche amarillenta y espesa que se produce al final del embarazo, como el alimento perfecto para el recién nacido en la primera hora de vida.
El calostro, además de contar con una mayor cantidad de proteínas que la leche madura (producida dos semanas después del nacimiento del niño), contiene una buena concentración de células que brindan protección inmunitaria al recién nacido, siendo de vital importancia su consumo en prematuros o lactantes enfermos.
Entre los beneficios de la lactancia para la madre, se encuentra: disminución de cáncer de mama, ovario, útero o matriz; pérdida de peso; menor riesgo de fractura u osteoporosis en la menopausia; establecimiento de lazos afectivos más fuertes con su hijo; y representa un gran ahorro en la economía, pues no se adquiere leche de fórmula.
Por su parte, entre las ventajas del consumo de leche materna en el recién nacido, se enlista la protección contra infecciones; prevención de la diarrea y otitis media; disminución de problemas digestivos y caries dental; menor riesgo de muerte durante las primeras semanas, lo que se conoce como ‘muerte de cuna’; y mejor desarrollo de su cerebro y sus funciones (desarrollo cognitivo), entre las más representativas.
Existen tres tipos de lactancia: materna exclusiva, materna predominante y materna complementaria. La primera, ser refiere a la alimentación del lactante con leche materna de la madre u otra mujer, sin ningún suplemento sólido o líquido, lo que incluye el agua; el tipo materna predominante, incluye a su vez líquidos, infusiones y vitaminas; mientras que la tercera, es la alimentación con leche materna incluidos sólidos, semi-sólidos y leche no humana.
Es falsa la creencia, que alienta a alimentar a los niños mediante lactancia materna exclusiva, a edad más avanzada. Comprobado esta, que es recomendable utilizar esta técnica de alimentación hasta los seis meses de vida del infante, puesto que la leche materna producida por la madre va perdiendo sus antes mencionados nutrientes con el paso del tiempo.
Para esto, la OMS recomienda utilizar una lactancia materna complementaria en pequeños de seis meses hasta dos años de vida, para que no mermen en su consumo de energía y demás macro y micro nutrientes (carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales) para un óptimo crecimiento y desarrollo.
Solo en caso de las madres que padezcan infecciones o estén tomando medicamentos que puedan tener efectos adversos sobre el lactante, esta forma de alimentación no es recomendada.

Escott-Stump Sylvia, Mahan L. Kathleen; Krause Dietoterapia; Ed. Elsevier Masson, 12ª edición; España, 2009.
Brown Judith; Nutrición en las diferentes etapas de la vida; Ed. McGraw-Hill, 3era edición; España, 2011.
Instituto Mexicano del Seguro Social; Lactancia Materna: Madre con enfermedad tratada con medicamentos; Guía de Práctica Clínica, Catalogo maestro de guías de práctica clínica: IMSS-637-13.
Organización Mundial de la Salud. http://www.consumer.es/web/es/bebe/lactancia/2011/10/20/204337.phphttp://www.who.int/topics/breastfeeding/es/
Instituto Mexicano del Seguro Social. http://www.imss.gob.mx/guarderias/padres/Pages/lac_materna.aspx