Autoestima (parte dos)


Autoestima (parte dos)

La percepción es darse cuenta de algo o hacer conciencia de que se está viendo, oliendo, tocando, escuchando o probando algo. Por lo tanto, la autopercepción es como uno se ve a sí mismo; cómo uno ve su imagen corporal y se autoevalúa. Tener un fuerte autoconcepto ayuda a vernos lo más cercano a la realidad posible para no equivocarnos al momento de autoevaluarnos y que nuestra autoestima no se vea afectada.

 

 

La autoeficacia es qué tan capaz te sientes de cambiar algo en tu estilo de vida. Reconoce cuando te estás haciendo daño y busca querer hacer un cambio. Reconoce cuando eres capaz y tienes un talento para que puedas aprovecharlo al máximo. Recuerda que tú tienes el control de lo que pasa contigo. Si detienes lo negativo, dejará de afectarte. Se te va a “resbalar”. La automodelación es aprender de los demás y de uno mismo a la vez. Aprende de personas que se cuiden, que se quieran como son; rodéate de personas que te acepten como eres, que no te dicen que cambies cómo te ves, con quienes te sientas cómodo(a).

El autoconcepto son las creencias que tienes de ti mismo(a). Un autoconcepto positivo, te dará más valor de ti para ti y te será más fácil relacionarte con los demás porque estarás más seguro(a) de ti mismo(a).

 

¿Cómo puedes trabajar para tener una buena autoestima?

Tener metas y prioridades en la vida incrementa la calidad de vida y el bienestar a largo plazo. La acción constructiva es trabajar conscientemente para estar bien y no dejarse llevar por esta cultura del cuerpo perfecto.

Se trata de vivir positivamente y desechar los comportamientos que sean negativos para quedarte con los que te dan buenos resultados5. Por ejemplo, si haces ejercicio, estarás sano(a), te cansarás menos, te sentirás bien con tu cuerpo así que sería bueno que tomaras la decisión de hacer ejercicio. Y si fumar te hace sentir cansado, oler mal, etc., es mejor dejar de fumar.

Busca tener emociones positivas porque te llevarán a patrones de pensamiento-acción positivos. Cuando tienes buena disposición, tu forma de ver las cosas cambia, te vuelves más creativo y abierto a la información y al cambio. Otro punto importante es que las emociones positivas te ayudan a dar la pelea a los pensamientos y emociones negativas. Por eso es tan importante mantenerse positivos. Los mensajes negativos externos no van a tener oportunidad de afectarte ya que tu autoestima estará ayudando a protegerte de ellos.