Andropausia


Andropausia


Los años no pasan en vano. Te vas dando cuenta de cómo van cambiando tus intereses y actividades diarias, lo que solía divertirte te ha dejado de causar interés. Estos cambios también ocurren a nivel fisiológico.

La andropausia es lo que comúnmente se conoce como la menopausia masculina solo que a diferencia de ésta, se da en un plazo de tiempo más largo, por lo que los cambios de actitudes y síntomas no son tan radicales como en las mujeres.

Además, el hombre, en contraste con la mujer, no pierde la fertilidad sino que sólo la ve disminuida. Al igual que la menopausia, es ignorada al confundir los síntomas con efectos del estrés que la persona tiene, algo así como una integración de los síntomas a los sucesos estresantes de su vida (carrera, finanzas, relaciones personales, hijos, entre otros). Sin embargo, sí cambia tu cuerpo, tu estado de ánimo y tu salud en general.


La andropausia inicia cuando los niveles de testosterona -conocida también como la hormona masculina- gradualmente comienzan a disminuir durante la adultez.

Anualmente a partir de los treinta años disminuye alrededor del 1% por ciento del total de testosterona del individuo. Por lo tanto, al cumplir los setenta años el nivel de testosterona pudo haber bajado un 50 por ciento.

El otro componente de este fenómeno es el andrógeno fijador de proteína. Esta hormona aumenta cuando la testosterona disminuye, fijándose en ésta e inhibiendo su función.

Enseguida mencionamos algunos de los síntomas más comunes de la andropausia, cabe aclarar que no todos los síntomas se presentan en todos los hombres, además algunos inician desde muy jóvenes y otros en mayor edad:

•Disminución de libido y en algunos casos disfunción eréctil .

•Cambios de humor

•Irritabilidad

•Aislamiento

•Fatiga y malestar general

•Ataques de calor

•Dificultad para dormir

•Síntomas de depresión

•Aumento de peso en el área abdominal

•Pérdida de masa muscular

•Dolor en las articulaciones

•Pérdida de cabello o cambio en la textura a más delgado

•Fragilidad de la piel

•Falta de concentración

•Pérdida de memoria


Algunas recomendaciones para aminorar los síntomas son:

•El ejercicio, éste juega un papel muy importante en el proceso de producción de hormonas. Hacer yoga, nadar o correr  por media hora te ayudará a aumentar la producción de hormonas y regulará tu metabolismo.

Comer alimentos frescos, ricos en vitamina y minerales como verduras, frutas, huevo, linaza, carne magra, pollo, almendras.

Reducir el consumo de comida chatarra y procesada, ya que interfieren con la secreción de hormonas. Además, aumentan el nivel de toxinas en tu cuerpo. Las toxinas son promotoras del envejecimiento.

Evitar el alcohol, el tabaco y otras sustancias tóxicas.

Toma en cuenta los síntomas descritos arriba y no olvides hacerte un examen anual para que tu doctor y tú puedan evaluar en qué condición te encuentras, para que a tiempo hagas los ajustes necesarios y logres tener una vida larga y de la mejor calidad posible.