La historia de Ramón


“La historia de Ramón”

Había una vez, en una pequeña granja, un señor muy especial llamado “Don Pepe”. Este era muy trabajador, ya que desde muy temprano por la mañana comenzaba sus actividades, entre las cuales destacaban regar la cosecha, recolectar frutos, alimentar a los animales y verificar que no hiciera falta nada.
Entre su vegetación, tenían naranjos, limones y árboles de manzanas. También tenían algunos vegetales como lechuga, cebolla y zanahoria. Don Pepe se alegraba de ver como día con día las verduras y frutas crecían, pero lo que más disfrutaba era que su esposa hiciera ricos platillos con ingredientes frescos.

Un buen día, Don Pepe le pidió apoyo a su sobrino Ramón y lo invitó a trabajar junto con él en la granja, ya que cada vez era más el trabajo y necesitaba que alguien lo ayudara. Ramón no desaprovechó la oportunidad y aceptó, pero había un problema…Ramón detestaba comer verduras y frutas, los alimentos preferidos de sus tíos.

Doña Clara, la esposa de Don Pepe, les preparaba de comer todos los días platillos ricos en vitaminas y minerales, pero Ramón se resistía a comerlos. Él prefería comer comida chatarra como frituras y pastelillos.

Con el paso del tiempo, Ramón comenzó a ganar mucho peso y frecuentemente presentaba dolores de estómago, se sentía cansado y débil. Eso extrañó mucho a Don Pepe y llevó a su sobrino al doctor de la comunidad para que lo revisaran.

Le hicieron estudios y se dieron cuenta que Ramón no tenía una buena nutrición, y que le hacía falta comer alimentos saludables, como las verduras y frutas. Ramón no quería comerlos, porque decía que no le gustaban, pero tenía tanto tiempo de no comerlos, que ya no recordaba su sabor.

Ramón se alarmó tanto por lo que le dijo el doctor que comenzó a preocuparse. Se dio cuenta que necesitaba comer verduras y frutas para sentirse mejor, por lo que poco a poco fue aceptando la rica comida que le preparaba su tía.

Doña Clara cocinaba tantos platillos diferentes, que a Ramón le sorprendía cómo con los mismos ingredientes lograba hacer comidas distintas y deliciosas. El chico ansiaba que llegara la hora de comida, para ver qué era lo que había cocinado su tía. Cuando tenía oportunidad, la visitaba en la cocina para ver qué  estaba preparando, porque el exquisito olor de los alimentos se extendía por toda la granja.

Al paso del tiempo, se dio cuenta que comenzaba a sentirse mejor, más ligero y con más energía. No se cansaba tanto al trabajar y disfrutaba más los días.

Unos meses después, Ramón fue a una revisión con el doctor y éste le dio buenas noticias, le dijo que su cuerpo estaba reaccionando de una manera diferente y que se veía más sano y fuerte. Ramón se sintió tan feliz por la noticia que fue rápido a contarles a sus tíos, los cuales se sentían muy orgullosos de su sobrino.

Desde ese día, Ramón comenzó a tener una vida más saludable, cuidando su alimentación comiendo verduras y frutas.
Fin.

Comer verduras y frutas ayuda a que tu cuerpo tenga los nutrientes necesarios para crecer sano y fuerte. Come 5 verduras o frutas al día y verás la diferencia, ¡Inténtalo!

¡Juntos por una mejor salud y alimentación! DIF Nuevo León!

*Busca tu dibujo imprimible para iluminar en la sección Juega y aprende.