Unidos por la miel


La abeja y el oso: Unidos por la miel


Había una vez, en un bosque muy hermoso, una abejita llamada “Vivi” que trabajaba en su panal. Todas las mañanas, se despertaba muy temprano para fabricar mucha miel con sus amigas abejas. Zumbaba por aquí y por allá, pasaba a saludar a todas las flores y después volvía a su colmena en la que no paraba de trabajar.

Un buen día, mientras visitaba a sus amigas abejas en los diferentes panales del bosque, se encontró con un osito muy particular en la sombra de un árbol grande y frondoso. Ella nunca había visto un oso igual… ya que este animalito no paraba de roncar. Eran tan fuertes sus ronquidos, que se escuchaban por todo el lugar. Ella se acercó poco a poco, hasta que llegó a la oreja del osito y comenzó a zumbar… pero algo muy raro pasaba, porque este animalito no se daba cuenta de que ella estaba hablándole, parecía no escuchar.

-“Bzzz, bzzz.. ¿Hay alguien por ahí?”, le decía la abejita… y no recibía ninguna respuesta del osito… “¡Hola, hola!… ¿Me escuchas?”…

Y de pronto, los ojos del osito comenzaron a abrirse poco a poco, mientras que la abejita lo miraba con atención… Después de unos segundos, con un fuerte bostezo le respondió a la abejita.

-“Hola… ¿quién eres? ¿Por qué me despiertas?”

A lo que a la abejita le respondió:

-“Hola, soy Vivi, pasaba por el bosque y escuché unos ruidos muy extraños, y cuando me acerqué, me di cuenta que eran tus ronquidos”…

-“¡Qué extraño!” – dijo el oso – “pareciera como si me hubiera dormido por meses, tengo mucha hambre”. Unos segundos después, poco a poco levantó cada parte de su cuerpo, hasta que finalmente logró ponerse de pie y comenzó a dar unos pasos para buscar algo de comer. ¡Encontró un árbol con rica miel!

Vivi se quedó mirándolo, y en eso, el osito logró escuchar nuevamente el zumbido que producía aquella abejita. “¡Ay!, se me olvidaba…” – le dijo el oso – “Hola, me llamo Ozzy, nunca te había visto por aquí… o quizá pasas cuando estoy dormido”.

-“Probablemente” –dijo la abejita- “yo paso por aquí todas las mañanas desde muy temprano para trabajar con mis amigas en la colmena que está a tres arboles al norte”.

-“¿Trabajar?, nunca había pensado en eso” – dijo el osito.

-“Deberías de intentarlo” – respondió Vivi – “ven conmigo y te mostraré lo que hago”.

Con el paso de los días, Ozzy observó cómo Vivi trabajaba, y veía que se la pasaba de arriba abajo, de un lado al otro… Él se daba cuenta que era muy divertido, porque las abejitas cantaban mientras trabajaban y hacían ejercicios, moviendo sus aguijones sin parar.

Uno de esos días, él se dio cuenta que también podía hacer cosas para ayudar a sus nuevas amigas abejas y decidió apoyarlas porque quería divertirse tanto como ellas. Él era mucho más fuerte y grande que las abejas, por lo que podía ayudarles a cargar los botecitos de miel y transportarlos mucho más rápido que ellas.

Comenzó poco a poco, primero caminando lento, muy lento… y sin darse cuenta, después de unos días se volvió más y más trabajador, como nunca antes… Ya no sentía tan pesado su cuerpo, se sentía muy feliz y activo durante todo el día. Cantaba y bailaba con sus nuevas amigas, y juntos no se cansaban de reír y trabajar.

Pasaron los meses, y Ozzy ya no era tan dormilón como antes, ahora era un osito diferente. Se dio cuenta que le gustaba ese nuevo cambio porque lo hacía sentirse muy bien. Vivi estaba muy orgullosa de su amigo, porque todos los días desde muy temprano, salían a recorrer el bosque y a jugar entre los árboles, para después pasar a la colmena y seguir fabricando miel. ¡Eran inseparables!

Un día, Ozzy le dijo a la abejita- “Vivi, muchas gracias por ayudarme cuando yo no te lo pedí, ahora soy un osito diferente. Me siento muy bien. Muchas gracias por tu amistad”.

Y fueron amigos por siempre.

Fin.

Hacer ejercicio es muy bueno, te ayuda a sentirte bien por dentro y por fuera. Inténtalo al menos 30 minutos al día practicando el deporte que prefieras o realizando alguna actividad.

¡Juntos por una mejor salud y alimentación! DIF Nuevo León.

*Busca tu dibujo imprimible para iluminar en la sección Juega y aprende.